sábado, 8 de noviembre de 2014

Britten / Coal Face

En 1935,  The G. P. O. Film Unit, ente dedicado a la elaboración de documentales para la oficina de correos británica, pidió al Royal College of Music que le recomendara un compositor para la realización de las bandas sonoras de sus películas. El elegido fue Benjamin Britten, quien iniciaba de esta forma una etapa en la que llegó a escribir casi 50 partituras para documentales, teatro y radio.

De todas estas obras, hay dos (Coal Face y Night Mail) que nos parecen de especial interés debido a la forma en que Britten afronta la composición, añadiendo aspectos de lo que podríamos considerar noise music, muy en la línea de músicos como Antheil o Varèse. No cabe duda de que el nuevo formato que unía palabra, imagen y sonido le proporcionó a Britten una libertad artística que le impulsó a utilizar elementos propios de lo que hoy se considera arte sonoro, como puede ser el propio sonido del carbón, martillos, papel de lija, planchas y objetos metálicos o incluso la manipulación sonora haciendo sonar las cintas al revés. Tampoco deberiamos olvidar que ambas composiciones incluyen también al poeta W.H. Auden recitando sus propios versos al ritmo de la música.

+info partitura de Night Mail en la que se puede observar la forma en que Britten añade algunos de estos elementos en su parte final.

Video Coal Face