domingo, 28 de febrero de 2016

Ulises / Luces de bohemia










































Sin duda alguna, uno de los momentos claves del Modernismo literario es la publicación de Ulises. Tras una primera presentación por capítulos en la revista The Little Review entre 1918 y 1920, Sylvia Bleach edita la primera edición en febrero de 1922. Ulises cuenta las vivencias que le ocurren a Leopold Bloom en un recorrido por las calles de su ciudad natal, Dublín. Bloom es una especie de antihéroe, casado con Marion y con una hija, Milly. Stephen Dedalus es el compañero de Bloom en gran parte de la historia. El recorrido transcurre en un período de tiempo cercano a la jornada.

Dos años más tarde, en 1924, Valle-Inclán publica la versión definitiva de Luces de Bohemia, que previamente había sido publicada en la revista España entre julio y octubre de 1920. La obra cuenta las vivencias de Max Estrella en un recorrido por las calles de su ciudad natal, Madrid. Max es una especie de antihéroe, casado con Madame Claudette y con una hija, Claudinita. Don Latino de Hispalis es el compañero de Max en gran parte de la historia. El recorrido transcurre en un período de tiempo cercano a la jornada.

Sin duda alguna unas sorprendentes coincidencias. Pero además, no estaría mal recordar que en ambos libros hay episodios en los que hay un entierro, conversaciones con prostitutas o incluso una visita a la redacción de un periódico.

La pregunta, por tanto, es obvia. ¿Conocía Valle-Inclán la obra de Joyce y le sirvió de inspiración directa o estamos simplemente ante esos momentos en que las tendencias artísticas, los valores estéticos del momento y el azar llevan a dos creadores a realizar obras de características parecidas? ¿Llegaron a Valle-Inclán los ejemplares americanos de The Little Review y le sirvieron de inspiración mientras escribía Luces de bohemia en la Quinta de la Merced, en la Puebla del Caramiñal en La Coruña?

Ian Gibson hace referencia a estas coincidencias en un artículo publicado el 16 de junio de 1982 (Bloomsday y centenario de Joyce) en el diario El País, en el que además de mencionar el parecido entre ambas obras pregunta abiertamente "¿Conocía D.Ramón Ulises?"

En 1991, Darío Villanueva publica Valle-Inclán y James Joyce, un artículo en donde el autor refleja todos los parecidos vitales y estéticos que ambos escritores comparten, así como las muchas similitudes existentes entre ambas obras. Pero la respuesta es clara: es prácticamente imposible que Valle hubiera leído Ulises mientras escribía Luces de bohemia. Darío Villanueva lo expresa de una forma muy clara pero muy breve y dedica la práctica totalidad del artículo en utilizar las similitudes entre los escritores para liberar a Valle-Inclán de los lazos que lo atan al modernismo hispanoamericano y presentarle como una de las figuras destacadas en la renovación de la novelas y el teatro que se está produciendo en Europa.

No son estos autores los únicos que han escrito acerca de la relación entre Ulises y Luces de bohemia. Benito Varela, Manuel Rivas o Marisol Morales también establecieron algún tipo de paralelismo entre los dos escritores pero, a pesar de las dudas, ningún biógrafo ha manifestado que hubiera relación alguna entre ellos. Ni siquiera la magnífica obra de Rochard Ellman sobre Joyce hace mención alguna a Valle.

Y sin embargo ahí están las similitudes... . Malditas resonancias simbólicas. 

+info
Ian Gibson
Manuel Rivas
Darío Villanueva
Marisol Morales