lunes, 2 de junio de 2008

Allen Ginsberg. 5 de febrero de 1959


He visto a las mejores mentes de mi generación destruídas por la locura........

El 5 de febrero de 1959 Allen Ginsberg volvió a la Universidad de Columbia para dar un recital de poesía junto a otros poetas de la Beat Generation. 1,400 personas llenaban el teatro McMillin para escuchar a Ginsberg recitar Howl, Kaddish y otros poemas.

El momento más importante fue la lectura de The Lion for Real, basado en las experiencias de sus años de estudiante en la Universidad de Columbia, y en en el que se describen una serie de visiones inspiradas en la lectura de Blake. Esas son las visiones que iniciaron en Ginsberg una búsqueda mística que le ocupará el resto de su vida, y que con tanta dificultad conseguirá transmitir a su entorno.

El poema lo dedicó a su profesor Lionel Trilling, quien para Ginsberg era el representante de la vieja generación que se oponía e impedía el avance de los nuevos poetas y su nueva forma de expresión, al no considerar que había talento ni trabajo en sus obras. Es por eso que, según el propio Ginsberg, “dediqué el poema a Trilling como un gesto irónico, ya que él es el analista o profesor que no ve valor en la experiencia del León que se supone que es Dios”.

A la lectura asistió Diana Trilling, quien publicó un artículo en The Partisan Review, en el que calificaba los poemas de no poseer ni el suficiente talento ni el suficiente trabajo.

La lectura significó la entrada de la contracultura en la Universidad, los poetas Beat dinamitaron la universidad desde sus entrañas. Asimismo se convirtió en un símbolo de la lucha contra lo establecido y contra la vieja izquierda, completamente intolerante e incapaz de comprender los cambios por los que ellos mismos habían luchado. Quizás pudieramos decir que los años 60 comenzaron en febrero de 1959.

4 comentarios:

Noctas dijo...

Ginsberg forever i Kerouac., que me dices de Kerouac? saludus..

Monchie Horror dijo...

hola. sobre Mishima, creo que es cosa de interpretacion, de la ideologia de cada cultura, y de la manera en que uan postura trasciende en la obra. en el caso de Mishima, su talento trasciende cualquier postura. saludos al blog hermano.

La Frontera entre China y Paris dijo...

Noctas.Kerouac es otro genio: On the Road, Desolation Angels, Visions of Gerald... son libros muy buenos. Y recordar que Ginsberg es la piedra angula entre Kerouac y Dylan.

Monchie horror. De acuerdo, su talento transciende cualquier postura. Y es que al final, la persona públlica desaparece y lo que nos quedan son sus obras

Shangri-la dijo...

Hola. Te invitamos a visitar nuestra publicación sobre literatura y cine. Un saludo.